A contrarreloj

Hace años decidí crear mi propio sueño, buscar en todos los lugares en los que viajado, en todas las circunstancias que he sentido y en todas las vivencias y oportunidades de vivir que el tiempo me ha dado.

Han sido muy pocas las ocasiones en las que he sido consciente de lo que estaba viviendo, pero nunca me había olvidado del tiempo. Que no es mas que ese espacio temporal que consume biológicamente al ser humano, pero que también ese tiempo le va dando la oportunidad de adquirir conocimientos, y con ellos también va aprendiendo hacer cambios; dicen que nadie cambia a nadie, pero yo siempre digo que si uno o una quiere aprender a aprehender, el cambio llega solo. 

No es la primera vez que voy a contratiempo, pero el tiempo me hace ser más consecuente de lo que quiero vivir, porque no dejo de mirar lo que he vivido. 

Mi pasado está lleno de vivencias, mi presente es la duda de lo que quiero hacer, y el futuro quizás sea ese momento del tiempo en el que me haga otras preguntas sobre el tiempo vivido. 

Por eso hay veces que el mayor tiempo del tiempo quiero estar en un sueño, en un sueño del que no quiero despertar.