Diálogo entre filósofo y antropólogo

Como te dije, defender tesis sobre ética (fondo sustancial de los derechos humanos) sin suficiente conciencia de la problemática profunda de la humanidad es mantener el estado de la cuestión: el mundo no tiene solución dentro de su «sabiduría» porque se ha alejado del auténtico saber divino. 

La única ética posible es volver a los orígenes: purificar el corazón para que ilumine la cabeza y transfigure un cuerpo llenos de pasiones en un cuerpo dirigido por la claridad suprema del alma.

¿Cómo comunicar esto dentro de un escrito sobre derechos humanos en un mundo académico dominado por el materialismo, agnosticismo e intelectualismo?

Bueno algo se puede hacer sin ir en contra de los principios gnósticos que marcan el camino para la entrada en el Reino original. 

Yo argumentaría en sentido histórico citando hechos de diferentes épocas que demuestran que jamás la existencia de códigos éticos jurídicos han librado a la humanidad de la fatalidad de su incumplimiento: Por ejemplo, Israel se queja del holocausto y posee un sistema jurídico desarrollado como Estado democrático moderno, pero ¿Acaso no masacra a los palestinos bombardeando (objetivos civiles incluidos) cuando entra a sangre y fuego en Palestina? 

Tanto los organismos como los países así como las personas,  por muchos derechos humanos que tengan en los códigos y diga profesarlos, matan, extorsionan, mienten, calumnian, roban, etc. Esto es un hecho a consignar mediante ejemplos que los tenemos a montones en las noticias de cualquiera de los países civilizados incluido el nuestro.

Se podría argumentar también: ¿existe algún estado de la conciencia humana en el cual el hombre, la humanidad, sea capaz de cumplir estrictamente los códigos ético-jurídicos existentes en la sociedad?

También se podría argumentar que aunque los derechos humanos recogidos en los diferentes códigos no sean plenamente perfectos ni completos, sí qué podrían llevar a un florecimiento de la humanidad si el estado de conciencia de los hombres, que son los que tienen que cumplirlos, estuviese a la altura de esos códigos.

Es decir el fallo no está tanto en los códigos como en el deficiente estado o estado corrupto que posee el hombre.

También se podría preguntar ¿dónde se encuentra la fuerza y la claridad de conciencia que eleve al ser humano al cumplimiento y perfeccionamiento de los derechos humanos?

¿Qué ha de hacer cada ser humano y la humanidad en su conjunto para elevar su nivel de ser y de conciencia a una idea tan simple como la de que todos estamos unidos tanto en lo psíquico como en lo material-planetario y por tanto debemos ser profundamente solidarios?

¿Cómo intentar que la humanidad cumple la regla básica de toda ética y de toda norma moral y jurídica que es comportarse con los demás como desearíamos que se comportasen con nosotros o bien no hagas a los demás lo que no quisieras que te hiciesen a ti mismo? Esta es la llamada regla de oro entre los filósofos especialistas en ética y en fundamentos jurídicos.

Bueno creo que con esto he trazado unas ligeras pinceladas de por dónde creo debería  ir el escrito que pretendes. 

Ya sólo consiste en que repases y elijas de la historia de la humanidad, sociedades, regímenes políticos,  que aunque tuviesen un buen código ético jurídico fueron al desastre porque su altura humana, su conciencia global, su modo de ser en el mundo, no estaba desarrollada en los fundamentos de conciencia para sí mismo y para con los demás que nunca son solamente intelectuales.

Este es el problema básico de la humanidad de hoy y de siempre.