Escena Final, «El Caballero Oscuro»

¿Análisis o reflexión? Yo diría que las dos, incluso a añadiría una observación muy sigilosa de cada acontecimiento. Es una película llena de sabiduría, sin ninguna duda. Aquí el director Christopher Nolan ha ido mucho más allá en un sorprendente mundo paralelo al que vivimos en la Tierra. Cada escena y guión es una representación de parte de las escuelas filosóficas de nuestros antepasados pensadores. Y aunque han pasado más de dos siglos, la profecía, por decirlo de esa forma, se ha cumplido.

Hace bastante tiempo que empecé a utilizar el método comparativo con el mundo en el que se me presenta ante mis ojos a través de internet, televisión, etc., y por supuesto, en cada viaje y cada situación que vivo o tengo la oportunidad de conocer sobre el modelo de sociedad en la que nos hallamos inmersos. Las élites económicas es una esfera que está por encima del poder espiritual religioso, pero que lo necesita para mantener el orden social. Por otra parte tenemos a un grupo minoritario, la clase política, y que bajo la instauración de falsos simbolismos qué hacen creen que sus ideologías llevaran a los grupos humanos hacia una estadio de bienestar. Es lo que se conoce como el Mesías, esa gran expansión de la Religión que prometía prosperidad para todos los que mortalmente seguimos miles de cientos de años después sobre la faz de la Tierra. Todo ello consistente en un mundo material donde necesitamos creer y estar convencidos de que este es el medio para llegar al fin prometido. Pero nadie sabe cómo, que es lo que no encontramos.

En este mundo el mensaje de Batman se plasma muy bien a nuestra realidad: «o mueres como un héroe o vives lo suficiente como para convertirte en un villano». Tras esta escena (pincha aquí) hay un diálogo entre los protagonistas de la película de El Caballero Oscuro. Quizás es un momento en el que da lugar a la reflexión a través de lo que se supone que es una película de acción o ficción. Pero considero que es una película que tiene unas grandes pinceladas filosóficas. Es cuestión de sentarse con la observación que merece y captar el mensaje.

Quizás llegar a analizar ese mensaje necesite de experiencia de vida en el campo de la observación. Me detengo en este mensaje: «-van a ir a por ti-, dice el policía-inspector. Y le contesta Batman: tú irás a por mí, me condenaras, me echarás a los perros, porque eso es lo que tiene que ocurrir. a veces la verdad no es suficiente, la gente se merece algo mas, a veces la gente se merece una recompensa por tener fe». Aquí ya hizo Platón en la VII República lo que se explica todavía para muchas causas-efectos, «El Mito de la Caverna», que sin entrar en detalles, explica cómo funciona el mundo de las ideas. Quienes conocen lo que hay fuera frente a los que viven encadenados a la pared, que tildan de locos a los que han roto las normas y han salido a comprobar lo que hay fuera.

Por último, es el curioso diálogo acompañado de escenas, como la destrucción del laboratorio, que aunque lo vemos representado como algo material, esconde un mensaje con más claridad del que nuestros ojos no ven por falta de luz.

-El hijo del policía-inspector, llama a Batman mientras éste huye, y pregunta el porqué, si él es bueno. El padre (policía-inspector) le dice porque tenemos que perseguirle, -pero si no ha hecho nada malo, le dice el hijo-. Porque es el héroe que Gothan se merece, pero no el que necesita ahora mismo. Así que lo perseguiremos, porque él puede resistirlo, porque no es un héroe. Es un guardián sin nacer, un protector vigilante, un Caballero Oscuro-.