Cuando los humanos somos luz

A veces nos despertamos un día y la luz del Sol no brilla como antes, nos hacemos millones de formas de planteamientos en nuestra cabeza. Buscamos y seguimos buscando, mientras nos vamos cansando de hacernos preguntas que no encajamos con nuestras propias convicciones. Y así pasamos la vida en nuestros ratos libres, pensando y dándole vueltas a la cabeza.

Pero la vida nos da otras oportunidades para no pensar, y lo llamamos entretenimiento, diversión o una forma de decir «desconecta». Pero la vida nos hace volver a hacernos preguntas, a darnos respuestas que con el tiempo nos damos cuenta que son equivocaciones, y de nuevo a volver a empezar.

Y es que la vida no entiende de segundas oportunidades, porque es un proceso lineal, por donde vamos viviendo y siendo más o menos conscientes de lo que vivimos.

A ti te faltó esa luz un día. No fue de la noche a la mañana, pero te pilló ahí, recién despertada de un sueño que no era tuyo. Teniendo la madurez en tus manos, pero en tus manos no sentías la sangre que tiene que emanar hasta llegar a tu última neurona.

¡No hay segundas oportunidades cuando la luz se convierte en oscuridad!, al menos los mortales no somos capaces de saberlo.

Un día fue el final de mucho tiempo atrás, y apareció la oscuridad en una parte de ti. ¿Vivir sin luz? Podría ser esa la pregunta que te hicieras todos los días. No te la hagas, intenta buscar respuestas en otros aspectos de tu vida. Y estoy convencido de que la encontrarás.

Un día como hoy del año 1945 sucedió algo mágico, algo genético que traería al mundo respuestas a un corazón a 900 km de distancia, con un mar entre punto y punto geográfico. Y es entonces cuando te das cuenta que hay luces que brillan, y no como los rayos del Sol, sino que ahora son estrellas. Son las mismas estrellas que se encargan de dirigir nuestros sueños, de observamos y darnos protección. Pero claro, esas estrellas son mágicas, y necesitan algo de nosotros/as. Se llama bondad, se llama humildad y se llama amor.

Hoy quedará fijada esta fecha, y buscaremos en el tiempo las preguntas y las respuestas. Pero esta vez, lo haremos juntos.

¡Feliz día de tu cumpleaños, estrella Diego!